viernes, 23 de enero de 2009

Nuevo reglamento sobre el etiquetado de productos "sin gluten"

Hace escasos días que se ha publicado el nuevo reglamento sobre el etiquetado de productos sin gluten (ver nota de prensa del Ministerio de Sanidad y Consumo y la noticia del Diario de Ibiza). Esta nueva norma es, sin duda, un gran paso adelante en facilitar la vida de los intolerantes al gluten (ver texto completo).

Por un lado fija un criterio único para todos los países de la Unión Europea para que un producto pueda ser etiquetado como "sin gluten". Establece la información que debe figurar en la composición y el etiquetado de estos alimentos que deben garantizar una presencia no superior a 20 mg/kg. La dieta de un celíaco debería estar totalmente libre de gluten pero los métodos analíticos de control existentes hasta hace poco no eran capaces de detectar la presencia de gluten por debajo de los 20 mg/kg, de ahi este límite. Hasta ahora las diferentes normativas permitían diferentes niveles de gluten, que podían llegar hasta los 200 mg/kg, cantidades más que suficientes para causar daños a un celíaco. La indicación "sin gluten" que lucen muchos alimentos no era suficiente garantía, por lo que los intolerantes a esta proteina debían usar las listas de alimentos aptos que periodicamente elaboran la Federación de Asociaciones de Celiacos de España (FACE) o la Asociació de Celiacs de Catalunya (SMAP).

Sin embargo muchas de las espectativas puestas en este reglamento se han visto truncadas. Bruselas ha rebajado y mucho la normativa original impulsada desde el Ministerio español. La propuesta incluía la obligación de que todos los productos (destinados o no a celíacos) hicieran constar en su etiquetado la presencia de gluten. El objetivo de esta medida era hacer que la lectura de la etiqueta fuera suficiente para saber si un producto era o no apto para celíacos (evitando el uso de las listas de alimentos ya comentadas).

El gluten puede estar presente en un alimento bien porque forma parte de su composición y se a agregado voluntariamente o bien como consecuencia de la temida "contaminación cruzada".


En el primero de los casos puede esconderse detrás de muy diferentes nombres en una etiqueta: espesantes, estabilizantes, colorantes, algunos conservantes, aromas... En el segundo caso la presencia de gluten puede deberse a diferentes motivos, por ejemplo la utilización de la misma maquinaria en la elaboración de productos que si llevan gluten en su composición.

Garantizar que un producto está exento de gluten requiere conocer el origen y composición de sus ingredientes, la correcta manipulación de estos y el establecimiento de sistemas de control.

Se estima que aproximadamente el 70 por ciento de los alimentos en el mercado no contienen gluten. Sin embargo, en la mayoría de dichos alimentos hasta ahora no se indica la ausencia de gluten, con lo que muchos celíacos no se atreven a comprarlos. Ahora con la nueva normativa los fabricantes podrán hacerlo constar en su etiquetado, pero no están obligados a ello. Así que, sólo las empresas que lo perciban como una ventaja comercial etiquetarán sus productos como "sin gluten". La normativa sólo es obligatoria para los productos especificamente destinados a los celíacos.

Si efectivamente los fabricantes de productos sin gluten, que no están especificamente destinados a celíacos, se deciden a hacerlo constar en sus etiquetas, la oferta de productos a disposición de éstos será mucho mayor y efectivamente se reducirá el precio de su cesta de la compra.

El plazo de aplicación es demasiado dilatado, ya que si bien la norma entrará en vigor en el mes de febrero las empresas tienen un plazo de 3 años para adaptarse.

Los intolerantes al gluten deberán seguir usando las listas de alimentos "sin gluten". La principal ventaja con la entrada en vigor de este nuevo reglamento será que prodremos fiarnos de aquellos productos (para celíacos o no) que se decidan a hacer constar en sus etiquetas que son "sin gluten".

sábado, 10 de enero de 2009

Futuras ayudas para los celíacos de Baleares


Recientemente ha salido publicado en la prensa balear que la Consellería Balear de Salud se ha comprometido a la aprobación durante este año 2009 de ayudas para las familias que tengan entre sus miembros a algún celíaco. Si bien todavía no tienen claro como se van a instrumentar. (Ver la noticia).

En primer lugar hay que saber que el único tratamiento para esta enfermedad es el seguimiento de una estricta dieta sin gluten. Se debería tener en cuenta el gran inconveniente que supone el incremento del coste de los alimentos sin gluten (estimado en 1400 euros al año por persona) y recordar que "la farmacia del celíaco es el supermercado".  Por todo ello y tratándose de una enfermedad crónica es lógico que la administración compense de alguna forma este coste extra para el seguimiento correcto de la dieta.

Este tipo de ayudas ya existen en otras comunidades, como por ejemplo en Castilla la Mancha donde los afectados de EC (enfermedad celíaca) cobran unos 300 euros al año. En otras comunidades las ayudas se limitan a familias con más de un miembro celíaco.

Si nos fijamos en nuestros vecinos europeos, en la mayor parte de países de la Unión los productos básicos de la dieta sin gluten están incluidos dentro del régimen de la Seguridad social o el celíaco recibe algún tipo de ayuda para su compra.

Es importante remarcar que la falta de seguimiento de una dieta correcta, comporta un importante deterioro de la salud del celíaco y por lo tanto de los costes sanitarios que genera. Entre las complicaciones que pueden aparecer destacan:
  • Elevada morbilidad (“número de personas que enferman entre los celíacos en relación con el total de la población”)
  1. Complicaciones obstétrico-ginecológicas (infertilidad, recién nacidos de bajo peso, abortos de repetición)
  2. Alteraciones en la mineralización de los huesos (osteopenia y osteoporosis)
  3. Neoplasias
  • Mayor riesgo de aparición de enfermedades auto inmunes cuanto más tiempo se tarde en iniciar la dieta sin gluten (enfermedades tiroideas, diabetes,..).

Otro tipo de ayudas que recibe este colectivo, son las destinadas a las diferentes asociaciones de celiacos de las diferentes comunidades. La comunidad de la Rioja está especialmente sensibilizada con este colectivo y ya en el 2003 realizó una aportación a la asociación de 60000 euros para el desarrollo de sus actividades y programas. 


También existen empresas privadas como por ejemplo Telefónica que contemplan ayudas para los empleados afectados de alguna intolerancia. Los funcionarios de algunas administraciones públicas cuentan también con este tipo de ayudas.

En el caso de Baleares y más concretamente en Ibiza el problema no se soluciona con una simple ayuda económica, ya que el problema principal no está en el sobreprecio de los alimentos sin gluten, si no en dónde comprar estos productos. El primer paso para facilitar la vida de los afectados es poner a su disposición los productos que necesitan para una correcta y variada alimentación.  La FACE (Federación de asociaciones de celíacos de España) publica anualmente una lista de productos aptos para celíacos. También la Asociación Catalana tiene su propia lista. Afortunadamente estas listas son cada año más extensas tanto en marcas como en productos, pero a pesar de ello en Ibiza sólo encontramos un pequeño porcentaje. Por ejemplo encontrar pan, embutido, colorante alimentario, levadura… apto para celíacos resulta en el mejor de los casos difícil cuando no imposible. 

En la península o en Mallorca disponen de cadenas como Mercadona, El Corte Inglés, Carrefour o Alcampo que disponen de líneas de productos aptas para este colectivo y a precios muy competitivos. La oferta de productos de Mercadona es especialmente amplia ya que gran parte de los productos de su marca propia, Hacendado, son "sin gluten".  Permitir que esta firma pudiera instalarse en la isla supondría una considerable mejora de  la calidad de vida de los celíacos tanto por la reducción del coste de la cesta de la compra, como por la variedad de productos de que dispondrían.

Como conclusión, lo primero y más importante es hacer llegar los productos sin gluten a Ibiza. En segundo lugar compensar el gasto extra que supone seguir el tratamiento de la EC y por último colaborar con las asociaciones para que puedan llevar a cabos sus programas.

jueves, 1 de enero de 2009

Presentación

Este blog nace con la intención de compartir la experiencia que que poco a poco hemos ido acumulando en nuestra convivencia con la enfermedad celíaca EC y agradeceremos cualquier aportación que quienes lo lean quieran realizar.


Hay centenares de páginas y blogs sobre la enfermedad celíaca, con una cantidad ingente de información. Algunas son de asociaciones y otras de particulares que intentan aportar también su granito de arena para hacer más fácil el seguimiento de una correcta dieta "sin gluten".

Mucha de esta información es válida para todos, pero siempre hay particularidades que también son relevantes. La particularidades geográficas están bien cubiertas por las asociaciones de cada comunidad y también las derivadas de la edad, con páginas como la de jóvenes celíacos.

Desde aquí intentaremos empezar a ocuparnos de las particularidades de la EC en Ibiza. Ya existe una página de la Asociación de Celíacos de Baleares (ACIB) pero en este caso nos ocuparemos sólo de Ibiza. ¿Cómo nos afectan los cambios normativos (como las ayudas anunciadas recientemente por el Govern Balear)? ¿Qué comedores escolares ofrecen un menú sin gluten con garantías? ¿Dónde podemos ir a comer, en qué restaurantes...? ¿Dónde hacemos la compra? ¿Están preparados los hospitales de Ibiza para ofrecer un menú sin gluten con garantías?




Poco a poco y con la ayuda de quien quiere colaborar iremos recopilando tanta información como nos sea posible.


Para empezar con una visión positiva recomiendo leer el artículo: "Por si alguna vez te dicen que tienes celiaquía (pdf)".


Hasta pronto.