viernes, 23 de enero de 2009

Nuevo reglamento sobre el etiquetado de productos "sin gluten"

Hace escasos días que se ha publicado el nuevo reglamento sobre el etiquetado de productos sin gluten (ver nota de prensa del Ministerio de Sanidad y Consumo y la noticia del Diario de Ibiza). Esta nueva norma es, sin duda, un gran paso adelante en facilitar la vida de los intolerantes al gluten (ver texto completo).

Por un lado fija un criterio único para todos los países de la Unión Europea para que un producto pueda ser etiquetado como "sin gluten". Establece la información que debe figurar en la composición y el etiquetado de estos alimentos que deben garantizar una presencia no superior a 20 mg/kg. La dieta de un celíaco debería estar totalmente libre de gluten pero los métodos analíticos de control existentes hasta hace poco no eran capaces de detectar la presencia de gluten por debajo de los 20 mg/kg, de ahi este límite. Hasta ahora las diferentes normativas permitían diferentes niveles de gluten, que podían llegar hasta los 200 mg/kg, cantidades más que suficientes para causar daños a un celíaco. La indicación "sin gluten" que lucen muchos alimentos no era suficiente garantía, por lo que los intolerantes a esta proteina debían usar las listas de alimentos aptos que periodicamente elaboran la Federación de Asociaciones de Celiacos de España (FACE) o la Asociació de Celiacs de Catalunya (SMAP).

Sin embargo muchas de las espectativas puestas en este reglamento se han visto truncadas. Bruselas ha rebajado y mucho la normativa original impulsada desde el Ministerio español. La propuesta incluía la obligación de que todos los productos (destinados o no a celíacos) hicieran constar en su etiquetado la presencia de gluten. El objetivo de esta medida era hacer que la lectura de la etiqueta fuera suficiente para saber si un producto era o no apto para celíacos (evitando el uso de las listas de alimentos ya comentadas).

El gluten puede estar presente en un alimento bien porque forma parte de su composición y se a agregado voluntariamente o bien como consecuencia de la temida "contaminación cruzada".


En el primero de los casos puede esconderse detrás de muy diferentes nombres en una etiqueta: espesantes, estabilizantes, colorantes, algunos conservantes, aromas... En el segundo caso la presencia de gluten puede deberse a diferentes motivos, por ejemplo la utilización de la misma maquinaria en la elaboración de productos que si llevan gluten en su composición.

Garantizar que un producto está exento de gluten requiere conocer el origen y composición de sus ingredientes, la correcta manipulación de estos y el establecimiento de sistemas de control.

Se estima que aproximadamente el 70 por ciento de los alimentos en el mercado no contienen gluten. Sin embargo, en la mayoría de dichos alimentos hasta ahora no se indica la ausencia de gluten, con lo que muchos celíacos no se atreven a comprarlos. Ahora con la nueva normativa los fabricantes podrán hacerlo constar en su etiquetado, pero no están obligados a ello. Así que, sólo las empresas que lo perciban como una ventaja comercial etiquetarán sus productos como "sin gluten". La normativa sólo es obligatoria para los productos especificamente destinados a los celíacos.

Si efectivamente los fabricantes de productos sin gluten, que no están especificamente destinados a celíacos, se deciden a hacerlo constar en sus etiquetas, la oferta de productos a disposición de éstos será mucho mayor y efectivamente se reducirá el precio de su cesta de la compra.

El plazo de aplicación es demasiado dilatado, ya que si bien la norma entrará en vigor en el mes de febrero las empresas tienen un plazo de 3 años para adaptarse.

Los intolerantes al gluten deberán seguir usando las listas de alimentos "sin gluten". La principal ventaja con la entrada en vigor de este nuevo reglamento será que prodremos fiarnos de aquellos productos (para celíacos o no) que se decidan a hacer constar en sus etiquetas que son "sin gluten".

3 comentarios:

  1. Respecto a este nuevo Reglamento Europeo, como ya hemos espuesto en nuestro blog, creemos que lo único positivo es que se regule "exento de gluten" los 20 ppm. Ya que es un retroceso importante respecto al Decreto Ley expuesto por el Ministerio de Sanidad y Consumo encabezado por Bernat Soria. Pero está claro que en Europa ha tenido más poder las empresas de alimentación que el tema sanitario y las necesidades de los enfermos celíacos.

    Saludos,

    Ana y Víctor.

    ResponderEliminar
  2. Yo quiero ser optimista y el hecho de que se halla regulado los 20 ppm ya es un comienzo y pasito a pasito lo lograremos. Gema

    ResponderEliminar
  3. Poquito a poquito haremos un todo enorme! :D

    ResponderEliminar